NEUROFEEDBACK

El neurofeedback es una técnica de entrenamiento no invasiva de la plasticidad o “amoldamiento” cerebral. Los protocolos de tratamiento se diseñan con base en los resultados de la valoración inicial (mapeo cerebral, perfil de estrés y valoración neurocognitiva). Durante la sesión de neurofeedback se colocan uno a dos sensores sobre el cuero cabelludo; nada entra al cerebro, los sensores transmiten la información de la actividad eléctrica del cerebro a un amplificador, el cual a su vez la transmite al computador y el consultante recibe una retroalimentación. Dicha retroalimentación se presenta de diferentes formas:


• Películas

• Video Juegos

• Pantallas Interactivas

• Música u otros sonidos


Dicha retroalimentación es la que el usuario aprende a manipular y esto lo hace con sus ondas cerebrales. Por ejemplo si el consultante entrena con una película y su actividad cerebral se encuentra en el estado ideal, la película funciona normalmente. Pero, cuando el cerebro se desvía de la actividad ideal (distracción, fatiga, ansiedad, etc.) la película se detiene y la pantalla se hace más pequeña. El objetivo del consultante es hacer que la película funcione de nuevo entrenando las ondas que ayudan a su cerebro a funcionar adecuadamente. Esto ocurre ya que lo que suceda con la retroalimentación está directamente ligado a las ondas cerebrales específicas que se desean entrenar. Es un proceso de ensayo y error en el cual, después de un tiempo el cerebro aprende una destreza y la utiliza de manera constante cuando sea necesario. Para obtener más información del neurofeedback puede ver el video titulado, “Qué es neurofeedback”.

¿Cómo sé si necesito neurofeedback?
Todas las personas, saludables y no saludables pueden entrenar su cerebro a través del neurofeedback. Sin embargo hay interrogantes comunes que usted o alguien que usted conoce se han hecho antes. Algunas de estas preguntas pueden ayudar a determinar si usted o un ser querido son candidatos ideales para el entrenamiento cerebral.



• ¿Por qué mi hijo(a) se desconcentra tan fácilmente?

• ¿Cómo es posible que mi hijo(a) se concentra cuando mira la TV o juega con el XBOX, pero no se concentra en clase ni cuando hace tareas?

• ¿Por qué no puedo dormir bien? Me despierto varias veces en la noche y cuando duermo sin despertarme me levanto cansado

• ¿Qué me pasa que ya no puedo concentrarme en el trabajo y me siento cansada todo el tiempo?

• Tengo pesadillas frecuentes ¿eso es normal?

• Ya no siento ganas de hacer nada, me siento triste todo el tiempo, no tengo apetito ¿me estaré volviendo loco?

• Mi esposo es muy agresivo a toda hora me grita y siempre busca pelear con la gente ¿es culpa mía?

• A mi mamá se le están olvidando cosas que antes recordaba fácilmente ¿tendrá Alzheimer?

• Ya no tengo la misma energía y capacidad de hacer las cosas que tenía hace unos pocos meses o años, ¿por qué ocurre esto?

• Me concentro muy bien en los entrenamientos, pero en las competencias me pongo muy nervioso, ¿qué me pasa?

• Siento mucha ansiedad, a veces no sé por qué, es difícil de dejar de pensar en las cosas que me molestan.

• La gente me molesta y me saca la piedra todo el tiempo, ¿será que tienen algo en contra mía?

¿Por qué me siento mal, qué hace que otros puedan hacer cosas que yo no?

Es importante entender que todas las personas somos vulnerables a daños y alteraciones cerebrales y que nadie es perfecto. De hecho solo un 4% de la población mundial tiene un cerebro “normal”; esto quiere decir que la mayoría de nosotros tenemos alteraciones en nuestra actividad cerebral que nos afecta en mayor o menor medida. Estos son algunos de los factores que pueden ayudar a responder el por qué usted o alguien que usted conoce piensa, se siente o se comporta de cierta manera:



• Factores genéticos (heredados de papá y/o mamá)

• Complicaciones en la mamá durante el embarazo que afectan al feto (ansiedad, depresión, traumas, etc.)

• Complicaciones durante y después del parto: infecciones, falta de oxígeno, enfermedades, cirugías.

• Sobredosis accidentales de medicamentos, enfermedades serías, accidentes, falta de oxígeno.

• Consumo de alcohol, drogas, cigarrillo (así sea moderado).

• Trauma cráneo-encefálico (golpes en la cabeza por caídas de la cama, práctica deportiva, accidentes, golpes contra otras personas, incluyendo golpes leves).

• Complicaciones de cirugías (anestesia, infecciones).

• Pautas de crianzas inadecuadas o inexistentes (dejar que los hijos hagan lo que quieran, no imponer normal, engañarse con la crianza de los hijos, crianza en familias disfuncionales).

• Trauma psicológico, sexual o físico (violación, crímenes violentos, abuso sexual, accidentes, maltrato físico, maltrato psicológico, matoneo, pérdida de un ser querido, secuestro).

• Exposición a agentes químicos (pesticidas, desechos químicos)

• Mala nutrición y alimentación

• Sedentarismo (poca o inexistente actividad física)